Está leyendo:

Buscar:


Nitratos y nitritos.

Nitratos y Nitritos

 

Muchísimos alimentos de consumo diario y especialmente las carnes procesadas, son conservados con estos tóxicos químicos. Se utilizan en la carne para resaltar el color rojo y hacer que aparente más apetecible a la hora de comprar. Inclusive los alimentos para bebés contienen nitratos.

 

Igualmente, los fertilizantes con nitratos frecuentemente utilizados hoy, contaminan el ganado y el agua del grifo o manantial, ríos etc... cuanto más se utilizan fertilizantes de nitratos, especialmente en la maduración final de la planta, tanto mayor cantidad de nitrato aparece en nuestros alimentos y agua del grifo.

 

Algunas plantas de hojas verdes, como en el caso de la espinaca, acumulan cantidades elevadas de nitrato. Lo mismo ocurre con raíces como la remolacha y la zanahoria. La única forma en que se puede evitar esto es mediante los métodos de agricultura biológica. Aún así, el agua con que se riega y los abonos de los animales que están a su vez contaminados, pueden aportar nitratos a un cultivo biológico o a un huerto familiar. Claro que el grado de contaminación es menor pero es casi imposible en la actualidad escaparse de esta trampa mortal.

 

Cuando las hortalizas crecen a la sombra, como sucede a menudo en las zonas cálidas, el nivel de nitratos todavía aumenta más en el alimento y a la vez disminuye el contenido de vitamina C.

 

No debemos olvidar, además, que las aguas residuales de ciudades, pueblos y zonas agrícolas, aumentan aún más la carga de nitratos contenida en el agua de riego o en el agua “potable” del grifo, las fuentes, manantiales....

 

Éticamente, la cuestión que estamos tratando se vuelve mucho más desagradable cuando nos damos cuenta de que este insidioso veneno se añade a propósito a los comestibles más típicos y algunos alimentos. De hecho, bajo un nombre supuestamente inocente “E” de aditivos se esconde una cruda realidad:

 

E 247 nitrito de potasio

E 250 nitrito de sodio

E 251 nitrato de potasio

E 252 nitrato de sodio

 

Todas estas variedades tienen un denominador común: el ser destructores de los glóbulos rojos, tener la capacidad de provocar accidentes vasculares y ser potencialmente cancerígenos.

 

Otros síntomas de envenenamiento por estos aditivos pueden ser : asma, dolor de cabeza, HIPERTENSIÓN, hipotensión, mareos, náuseas, desoxigenación de la sangre y colapso circulatorio, pulso irregular, vértigos, debilidad muscular, gastroenteritis con dolor abdominal... y en experimentos con animales de laboratorio llevados a cabo en la Universidad de California, se comprobó que pequeñas cantidades de nitritos producen una amnesia anterógrada ( olvido de algo aprendido hace poco ). Si después de una comida con embutidos experimentas dolores de cabezas, náuseas, disneas o vómitos, es probable que sea debido a una “ligera” intoxicación por nitritos presentes en cantidades muy elevadas en este tipo de alimento.

 

Las industrias que procesan la carne dependen del nitrito para hacer que sus productos parezcan frescos a los ojos del consumidor. Esto es debido a que el nitrato imita el color de la carne. Lo que ocurre es que las bacterias en la carne actúan sobre el nitrato y lo reducen a nitrito. Y es justamente ese nitrito el que realiza la tarea de disfrazar el aspecto de la carne y mantenerla así. con lo cual estas industrias desprecian olímpica y temerariamente la realidad de que el nitrito es muchísimo más peligroso y tóxico que el nitrato. Naturalmente, la etiqueta del envase sólo citará a una E con la consabida cifra o, como mucho, leeremos “nitrato sódico”, pero de lo que sí puede estar seguro el consumidor es que cuando se va a consumir el producto envasado, buena aparte de ese nitrato....¡se habrá convertido en el aún más peligroso nitrito!

 

Según asegura Robert Rust de la Universidad de Iowa, la función principal de los nitratos es dar a las carnes envejecidas, y a veces en descomposición, un saludable y optimista tono rosado o rojizo y reforzar su sabor ( en otras palabras engañar a nuestros sentidos ). La pura necesidad de recurrir a estos aditivos queda reflejada en el ejemplo de los “perritos calientes”, o en las hamburguesas, pues sin ellos ningún consumidor comería esa mezcla de sebo, cereales, agua, soja texturizada y carnes de animales como cabras viejas o pollos enfermizos. Es sólo mediante el uso de nitratos que se puede conservar durante varias semana estos cadáveres, antes de que el ingenuo consumidor lo compre y lo dé imprudentemente a sus hijos como un alimento de “calidad”.

 

Junto con la HIPERTENSIÓN, el mayor peligro de los nitratos y nitritos está en su potencial cancerígeno. De hecho, se trata de uno de los más potentes cancerígenos capaces de provocar cáncer de hígado, riñón, cerebro, pulmón, estómago, intestino, esófago, lengua, vejiga y nariz... EXISTEN MUY POCAS SUSTANCIAS CANCERÍGENAS QUE ATAQUEN A TANTOS ÓRGANOS CON LA VIRULENCIA CON QUE LO HACEN LAS NITROSAMINAS.

 

Las nitrosaminas son unas sustancias que se forman en el organismo por la ingestión de nitritos y aminas secundarias, que son en extremo, tóxicas y cancerígenas. El nitrito, una vez llegado al estómago, se combina con unas sustancias denominadas aminas secundarias, y se forman unos compuestos llamados nitrosaminas vía el proceso de la nitrosación. Las aminas secundarias están muy presentes en nuestra dieta desde el pescado, especialmente de mar, a los cereales y pasando por una simple taza de té negro.

 

Esta reacción química tiene lugar hasta cierto punto cuando se procesan las carnes, continúa mientras se expone en los escaparates y estanterías, y se acelera especialmente cuando se cocina. Sin embargo, aún puede favorecerse más si se someten estos ingredientes a una solución ácida, como por ejemplo... el jugo gástrico del estómago humano.

 

El doctor Moizo Ishidate, del Instituto de Investigaciones Bioquímicas de Tokio, indica que pueden destacarse como alimentos que contienen, especialmente, elevados niveles de nitrosaminas: la leche, sobre todo en polvo, las salchichas y similares.  Asimismo indicaba que “ LOS ALIMENTOS COCINADOS O PROCESADOS TIENDEN  A TENER CONCENTRACIONES MAS ELEVADAS EN AMINAS SECUNDARIAS QUE LOS CRUDOS”. Otros investigadores han citado varios cereales y bebidas alcohólicas derivadas de ellos, como importantes fuentes de aminas, de forma que una combinación de productos de charcutería con vinos o cervezas pueden considerarse un peligro potencial real. Las combinaciones entre aminas secundarias y nitritos son infinitas. Una pizza tiene un alto contenido de aminas en su masa, pero cuando se le ponen por encima salchichón o anchoas, etc... darán lugar a la formación de un montón de nitrosaminas. Evidentemente se aumenta todavía más el riesgo si se toman conjuntamente con la pizza una cerveza o una copa de vino...

 

Veamos una relación de algunos comestibles y alimentos escogidos por su elevado contenido en nitritos y nitrosaminas y ordenados de mayor a menor riesgo:

 

  • Embutidos y productos de charcutería en general (carnes curadas, chorizo, jamón, perritos calientes, salchichas, hamburguesas...)
  • Conservas animales ( anchoas, jamón york, patés...)
  • Conservas vegetales
  • Agua del grifo
  • Pizzas comerciales
  • Productos derivados de la soja, especialmente los que imitan a los productos cárnicos ( salvo los de cultivo biológico)
  • Cerveza, vino, whisky, etc
  • Leche y quesos
  • Patatas, espinacas, acelgas, pepinos, berenjenas, zanahorias, remolacha roja y raíces en general
  • Sandía ¡ adivina por qué salen rojas!, ellas y tú son víctimas de una inyección de nitritos. Cómelas pues sólo en plena temporada
  • Aguas minerales ( una vez abierta la botella consérvala en el frigorífico o consume el contenido lo más rápido posible.... si no, notarás un olor terrible )

 

¿asustado?

No es para menos. Pero dentro de este desastre, por suerte, aparece un halo de esperanza, pues existen pruebas que parecen indicar que los tipos de cáncer provocados por las nitrosaminas pueden prevenirse mediante la nutrición.

 

Los siguientes alimentos , por orden de importancia,  son protectores contra los nitritos por su riqueza en vitamina C. Siempre que se consuma nitritos toma vitamina C.

 

Sauerkraut (chucrut), col fermentada

Germinados de alfalfa, trigo, etc

Acerola

Guayabas

Piña tropical

Papaya

Mango

Escaramujos

Grosellas negras y bayas similares

Perejil

Cítricos especialmente limónçkiwi

Yogurt con cultivo de lactófilos

Pimientos verdes y rojos y tomates